(+34) 972 640 440

Claves para vender casas a franceses y belgas

En la Costa Brava vender casas a franceses y belgas es algo tan natural como recoger la ropa cuando sopla la tramontana. No es de extrañar. Durante el primer trimestre de 2015, los ciudadanos belgas compraron viviendas en España a un ritmo de nueve residencias diarias, convirtiéndose en los cuartos extranjeros del ranking que más casas compran en nuestro país, sólo por detrás de británicos, franceses y alemanes.

Aunque en los últimos 15 años se había producido un descenso del cliente francés y belga, debido básicamente al encarecimiento de la vivienda en España, el panorama ha cambiado y se aprecia una gran afluencia de franceses y belgas atraídos especialmente por los interesantes precios que se pueden encontrar actualmente. Así que, si en tu zona hay afluencia de turistas franceses y estabas pensando en ofrecerles tus propiedades, es el momento.

Cómo es el comprador francés

El comprador francés es un cliente de trato fácil y su carácter no es muy diferente al del comprador nacional. En definitiva, tan sólo nos separa una frontera. Los primeros clientes belgas y franceses llegaban en coche a la Costa Brava, “un lugar paradisíaco, totalmente virgen”, recuerda Joan. Estos clientes franceses alquilaban las casas de los pescadores en verano mientras que sus propietarios dormían en la barca o el almacén. Y, de esta manera, conseguían dinero para subsistir. Aunque la situación ha cambiado radicalmente desde entonces, vender casas a franceses y belgas continúa siendo la base de su negocio.

¿Qué compra el cliente francés y belga?

  • Apartamentos por menos de 100.000 euros. Aún existen chollos tras las crisis, ya no hay tantos como hace 3 o 4 años, pero los precios aún están de bajos a moderados.
  • Vivienda de importe más elevado como inversión. El cliente francés o belga sabe que en estos momentos puede encontrar en España fincas muy bien situadas, en buenas condiciones y a precios interesantes. Además, debido a la fuerte presión fiscal existente en Francia, España puede ser la mejor opción para invertir en ladrillo.
  • Alquiler turístico por semanas. Es evidente. Estamos al lado y tenemos unas playas increíbles.
  • Alquiler de casa o apartamento para todo el año. Al jubilado francés y belga le gusta pasar largas temporadas disfrutando de nuestro clima, gastronomía y playas.

 

Fuente: noticias.api.cat  

Este sitio web utiliza cookies. Si hay todavía vela consideraremos que usted está de acuerdo con su uso. Más información sobre las cookies